Queridos hermanos y hermanas:

Desde la toma de posesión en el cargo, una de nuestras prioridades ha sido reactivar la página web como mayor vía de comunicación, tanto con el mundo cofrade en particular, como con aquellos sectores de la sociedad que quieren conocernos: www.confraternidad-veracruz.org. Como tendréis oportunidad de ver, presenta un formato más dinámico e intuitivo y se han introducido nuevos contenidos, secciones y enlaces que harán de la visita una experiencia cómoda, interesante y agradable.

Me gustaría que este espacio virtual que se reabre, sea un punto de encuentro bidireccional en el que sus contenidos procedan tanto de la Confraternidad como de todas las Hermandades y Cofradías que la integran. El propósito de esta manera de hacer “la página de todos los cruceros” es, en primer lugar, hacer partícipes a todos de un recurso que es de todos; y en segundo lugar, utilizarla como un elemento vertebrador que actúe como escaparate en el que se expongan opiniones, propuestas de mejora y quehaceres de las distintas entidades que conformamos esta Confraternidad.

En mi opinión, esta es una muy importante labor en la que nuestro cometido es servir de enlace entre todas las Hermandades y Cofradías integrantes, y en la que los protagonistas sois todos vosotros y vosotras desde la labor callada y desinteresada que sé que desarrolláis en vuestros lugares de residencia, de tal manera que este espacio virtual se convierta en altavoz donde compartir compromisos, experiencias, sugerencias, ideas y palabras de ánimo y aliento a otros hermanos.

No podemos prescindir de la vocación de servicio a la que estamos llamados como miembros de Hermandades y Cofradías bajo la advocación de la Vera+Cruz, esto es, la Verdadera Cruz a través de la cual Jesús nos reconcilió con Él y con el Padre: “Si cuando éramos enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, ¡con cuánta más razón, estando ya reconciliados, seremos salvos por su vida!” (Romanos 5, 10).

Es a la Cruz de Cristo a la que pretendemos enaltecer a través de nuestras pequeñas acciones ante el sufrimiento y las necesidades de aquellos que nos resultan ajenos ante los ojos del mundo, pero que se convierten en hermanos y hermanas desde la mirada de Nuestro Salvador Jesucristo a quien humildemente queremos honrar en nuestro caminar diario.

En este seguimiento verdadero es donde cobran pleno sentido las palabras escritas en Mateo 16, 24-25: “Entonces dijo Jesús a sus discípulos: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá, pero quien pierda su vida por mí, la encontrará»”.

Es mi deseo que todas nuestras acciones sean animadas por el Espíritu Santo que se nos revela a cada uno en la oración, como espacio de encuentro con Dios.

Sed todos bienvenidos y recibid mi más cordial y afectuoso saludo.

Paz y Bien.

Gervasio Rodríguez Pérez
Presidente de la Confraternidad 
de HH. y CC. de la Vera+Cruz