CAPÍTULO I: DEL TÍTULO Y ESTABLECIMIENTO DE LA CONFRATERNIDAD

Artículo nº 1: Esta Federación se denomina CONFRATERNIDAD DE LAS HERMANDADES Y COFRADIAS DE LA VERA-CRUZ, erigida con fecha 4 de julio de 1970 en Sevilla por la Autoridad Eclesiástica el Excmo. Rvdmo. Sr. Cardenal Arzobispo de Sevilla Don José María Bueno Monreal.

estatutos confraternidad vera cruz

A este título podrán añadírseles los que en lo sucesivo puedan serles concedidos.

Artículo nº 2: Esta Confraternidad está establecida canónicamente en la sede de la Hermandad de Sevilla, por residir en esta ciudad la Hermandad iniciadora de ella, calle Baños nº 17. Distrito Postal 41002.

CAPÍTULO II: FINES DE LA CONFRATERNIDAD

Artículo nº 3: Aparte de todos aquellos que les sean encomendadas por la Autoridad Eclesiástica, los fines fundamentales de esta Confraternidad serán los siguientes:

    1. Promover la devoción a la Vera Cruz.
    2. Establecer vínculos de unión entre las Hermandades y Cofradías de esta advocación, tanto en el plano espiritual como material, y promover cordiales relaciones con las demás organizaciones de la Iglesia en las respectivas localidades.
    3. Promocionar y enriquecer la vida espiritual de estas Hermandades y Cofradías y el apostolado conjunto entre ellas, buscando los medios que para ello fueren necesarios.
    4. Fomentar la reorganización o creación de nuevas Hermandades de esta advocación. 

Para el cumplimiento de estos fines se organizarán en el ámbito diocesano, comarcal o local, según sea aconsejable, Convivencias, Retiros, Ciclos Formativos, Mesas Redondas, Conferencias, etc.

CAPÍTULO III: DEL SÍMBOLO, ORACIÓN DE LA CONFRATERNIDAD E HIMNO

Artículo nº 4: En todos los impresos oficiales y en el sello de la Confraternidad irá una cruz rodeada por la siguiente leyenda “CONFRATERNIDAD DE HERMANDADES DE LA VERA-CRUZ”.

Artículo nº 5: La oración que se rezará en los actos de la Confraternidad será la siguiente:

Oh Santa Vera Cruz de Cristo, señal insigne de nuestra redención, árbol fidelísimo y luminar de nuestra religión sacrosanta, que milagrosamente te mostraste a Santa Elena y, enhiesta en el Monte Calvario eres Luz y Guía de todos los hombres y fin de nuestros más caros anhelos.

Cargada sobre los divinos hombros de Jesús, enséñanos a llevar nuestros trabajos y aflicciones.

Doblando su Sagrado  Cuerpo sobre las piedras de la calle de la Amargura, ayúdanos a levantarnos de la postración del pecado.

Recibiendo sus desnudas y maceradas carnes empapadas en su sangre preciosísima, haz que en la hora de la muerte, abrazados a tan excelsa figura, depositemos nuestro último aliento corporal en el Sagrado Leño y seamos llevados a la presencia de Aquel que, muerto por nosotros, se muestra en el cielo resucitado y glorioso, Jesucristo Nuestro Señor. Amén. 

Artículo nº 6: Debe tener la letra y a ser posible la música del himno. 

CAPÍTULO IV: DE LOS MIEMBROS DE LA CONFRATERNIDAD

Artículo nº 7: Serán miembros de esta Confraternidad por propio derecho todas las Hermandades y Cofradías de la Vera-Cruz, salvo que manifieste, por escrito, el deseo, aprobado en Cabildo general, de no pertenecer a ella acompañando copia del acta en la que conste dicho acuerdo.

CAPÍTULO V: DE LOS DERECHOS Y DEBERES DE SUS MIEMBROS 

Artículo nº 8: Deberes:

    1. Cumplir con lo que se establece en estos Estatutos, con los acuerdos del Pleno de Hermanos Mayores y con las orientaciones que marque la Junta Ejecutiva en cumplimiento de su misión como mandataria del Pleno.
    2. Asistir a los Plenos, Asambleas Generales y en todas aquellas ocasiones en que se les convoque.
    3. Ayudar al sostenimiento de la Confraternidad de forma que se acuerde en el Pleno de Hermanos Mayores.
    4. Colaborar, en lo que sea posible, con cualquier Hermandad y Cofradía miembros de esta Confraternidad, para que pueda realizar su misión institucional. 

Artículo nº 9: Derechos:

    1. Usar de voz y voto en los Plenos de Hermanos Mayores el Hermano Mayor o persona en quien delegue, así como en las Asambleas Generales. Cualquier miembro de una Hermandad de la Vera-Cruz podrá usar de voz en las Asambleas Generales.
    2. Solicitar sean incluidos en el Orden del Día cualquier ponencia que a su juicio sea de interés para la Confraternidad.
    3. Recabar tanto de la Confraternidad como de las Hermandades miembros las ayudas materiales, morales y espirituales que le fueran necesarias.
    4. Elevar petición por escrito, firmada por 25 Hermanos Mayores como mínimo, para que se celebre Pleno de Hermanos Mayores, si estiman que un asunto requiere esta decisión. Será necesaria la presencia del 75% de los solicitantes, como mínimo.  Este Pleno deberá celebrarse en un plazo máximo de treinta días naturales contados desde la fecha de recibo de la petición.

CAPÍTULO VI: RÉGIMEN DE LA CONFRATERNIDAD 

Artículo nº 10: Esta Confraternidad estará regida por:

    1. El Pleno de Hermanos Mayores, formado por la Junta Ejecutiva y todos los Hermanos Mayores de las Hermandades y Cofradías miembros.
    2. Una Junta Ejecutiva formada por Consiliario Eclesiástico, Presidente, Vicepresidentes 1º y 2º, Secretario General, Vicesecretario, Tesorero, Vicetesorero y un número de vocales que serán nombrados a propuesta del Presidente según las necesidades, los cuales tendrán voz, pero no voto.
    3. Una Comisión Permanente integrada por el Presidente, Secretario General y Tesorero.
    4. Para ser miembro de la Junta Ejecutiva deberá ser miembro de una Hermandad de la Vera-Cruz y propuesto por ella para el cargo y cumplir los requisitos establecidos por la Autoridad Eclesiástica en cada momento.

Artículo nº 11: La elección de los cargos se efectuará en forma siguiente:

    1. Las Hermandades miembros podrán presentar los candidatos que consideren reúnan las condiciones para cada uno de los cargos a elegir.  La Convocatoria del Pleno de Elecciones se hará con tres meses de antelación a la fecha marcada para las Elecciones y dispondrán, las Hermandades, de un mes para la presentación de candidatos.
    2. Conocidos los candidatos a cada cargo, la Junta Ejecutiva informará a los presentados a Presidente de los restantes candidatos para que de entre ellos forme su equipo de trabajo. Para ello dispondrá de un plazo de quince días.

Artículo nº 12: Constituido el Pleno de Hermanos Mayores de Elecciones, se procederá a leer por el Secretario General las Candidaturas presentadas y a continuación se votará en la forma siguiente:

    1. El Pleno de Hermanos Mayores elegirá al Presidente.
    2. Los demás cargos generales serán designados por el Presidente para crear de esta forma un equipo de trabajo y una unidad de criterio, de entre los presentados.  De esta forma al elegir Presidente se eligen también los demás generales.
    3. En caso de quedar vacante algún oficio, sea cual fuere el motivo, la Junta Ejecutiva lo proveerá hasta que corresponda un nuevo Pleno de Elecciones.
    4. Una vez aprobada la Junta Ejecutiva elegida en el Pleno de Hermanos Mayores por la autoridad eclesiástica competente, tomará posesión en Asamblea General convocada a tal efecto, y en la que prestarán juramento a sus cargos.
    5. La Mesa Electoral estará formada por el representante de la Autoridad Eclesiástica y dos Hermanos Mayores de los presentes en el Pleno de Elecciones que no sean candidatos, el de mayor edad y el más joven.
    6. Terminada la elección se nombrarán dos escrutadores de los presentes para ayudar al recuento de votos.
    7. El acta de la Elección firmada por la Mesa Electoral se adjuntará para su aprobación por la Autoridad Eclesiástica al oficio que comunicando la celebración del citado Pleno firmará el Secretario General de la Confraternidad con el visto bueno del Presidente.

CAPÍTULO VII: DE LAS OBLIGACIONES DE LOS OFICIOS

Artículo nº 13: El Consiliario Eclesiástico será el Director Espiritual de la Hermandad de Sevilla, cuidando que las Hermandades miembros cumplan con las obligaciones contraídas, amonestándolas con espíritu de caridad e caso necesario. Ocupará la presidencia de honor en todos los actos que se organicen por la Confraternidad.

Artículo nº 14: El presidente ocupará la Presidencia efectiva en todos los actos que organice la Confraternidad, sea cual fuere el motivo del mismo.

Mandará al Secretario General a que convoque a las Hermandades miembros para todos aquellos actos que incluidos en estos Estatutos juzgue necesarios para el desarrollo de los fines de esta Confraternidad.

Artículo nº 15: Los Vicepresidentes 1º y 2º sustituirán al Presidente en sus funciones por su orden, en caso de ausencia de éste, de fallecimiento o probada incapacidad. Además, realizarán las funciones que pueda encomendarles el Presidente.

Artículo nº 16: El Tesorero tendrá a su cargo la Administración de los bienes de la Confraternidad y su custodia, llevando cuantos libros y documentos sean necesarios para el desarrollo de su misión.

Se encargará de la confección de presupuestos, cobro de las cuotas que tengan establecidas la Confraternidad y de dar cuenta de su gestión en todas las ocasiones en que ésta sea requerida.  De la cuenta de resultados, el superávit, si lo hubiere, se destinará, cada año, a una acción social aprobada en el pleno del mes de junio.

Artículo nº 17: El Secretario General tendrá a su cargo la documentación de la Confraternidad, siendo el encargado de realizar todo tipo de escritos, oficios, saludas y convocatorias que se produzcan en la misma, para lo que deberá llevar los libros que se consideren oportunos.  Todos los escritos deberán llevar el Vº. Bº. del Presidente, excepto los saludas.

Artículo nº 18: El Vicesecretario y el Vicetesorero sustituirán al Secretario y al tesorero cuando éstos estén ausentes, incapacitados o fallecidos, y colaborarán con ellos en todo lo que sea necesario.

Artículo nº 19: Los Vocales serán los enlaces entre las Hermandades miembros y la Junta Ejecutiva, procurando recabar información de las Hermandades de su zona, en todo lo concerniente a la Confraternidad.

CAPÍTULO VIII: PLENOS, ASAMBLEAS Y JUNTAS

Artículo nº 20: Anualmente, a ser posible, en Enero, se celebrará Pleno de Hermanos Mayores para la presentación y aprobación si procede de las cuentas, inventario, memoria y presupuestos de ingresos y gastos que, una vez aprobados, se remitirán a la Autoridad Eclesiástica.

Estos plenos y asambleas se celebrarán en la sede canónica de la Confraternidad en Sevilla.  En junio se celebrará anualmente otro pleno de hermanos mayores, en el que se tratará de la Peregrinación y del destino de la obra social.  Este pleno será itinerante.

Cada cinco años será el de elecciones en la sede de la Confraternidad.

Artículo nº 21: Cada cinco años se celebrará Asamblea General en la que tomarán posesión de sus cargos los miembros de la Junta Ejecutiva elegida.

Artículo nº 22: Esta Junta Ejecutiva podrá reunirse tantas veces como a juicio del Presidente fuere necesario, no debiendo transcurrir más de cuatro meses entre una y otra reunión.

Artículo nº 23: La Comisión Permanente se reunirá con la periodicidad que se considere oportuna, no debiendo transcurrir un plazo superior a dos meses entre una y otra reunión.

CAPÍTULO IX: DE LA ADQUISICIÓN Y ADMINISTRACIÓN DE LOS BIENES DE LA CONFRATERNIDAD

Artículo nº 24: Esta Confraternidad como persona jurídica podrá adquirir y administrar bienes temporales, y no podrá enajenarlos sin la autorización expresa del Prelado, previo acuerdo del Pleno de Hermanos Mayores, siendo válido el acuerdo con el voto de la mayoría absoluta de los votantes, descontados los votos nulos, o después de dos escrutinios si obtener este resultado, la mayoría relativa en tercera votación.  Y si en esta última hubiere empate dirimirá el voto del Presidente.

CAPÍTULO X: DEL JURAMENTO DE LOS MIEMBROS DE LA JUNTA EJECUTIVA

Artículo nº 25: Recibida en la Confraternidad la confirmación por el Prelado de la Diócesis de la nueva Junta Ejecutiva elegida en el Pleno de Hermanos Mayores, se celebrará el juramento de la misma en la siguiente.  Asamblea en la forma que a continuación se establece.

El nuevo miembro de la Junta ante el Santo Lignum Crucis y con la mano derecha sobre los Santos Evangelios, el Secretario General formulará la siguiente pregunta:

“¿Juráis cumplir y hacer cumplir cuanto mandan y ordenan los Estatutos de esta Confraternidad y cumplir con la obligaciones de su cargo?”

Respuesta: “Sí, juro”.

Secretario General: “Si así lo hacéis que Dios os lo premie”.

El jurado besará el Santo Lignum Crucis.

Terminados los juramentos rezarán todos la oración de la Santa Vera Cruz.

A continuación se procederá a la toma de posesión de la nueva Junta Ejecutiva, facilitando los miembros entrantes a los salientes todos los documentos que obrasen en su poder y cuantas aclaraciones crean pertinentes realizar, firmando una diligencia conjunta en la que así se haga constar.

CAPÍTULO XI: SUJECIÓN DE LA CONFRATERNIDAD A ESTOS ESTATUTOS 

Artículo nº 26: Todas las Hermandades miembros de esta Confraternidad quedan obligados a la observación de los presentes Estatutos y los Preceptos de Nuestra Madre la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, no pudiendo variar los mismos sin acuerdo previo del Pleno de Hermanos Mayores y posterior autorización de la Jurisdicción Eclesiástica.

CAPÍTULO XII: DE LA DISOLUCIÓN DE LA CONFRATERNIDAD 

Artículo nº 27: Si en algún momento, por los motivos que fueran, se disolviese la Confraternidad y quedase una Hermandad o Cofradía, en ella recaerían los derechos de todas según establece el Derecho Canónico vigente.

Artículo nº 28: Pasados cien años sin quedar ninguna Hermandad o fuera extinguida la Confraternidad por disposición de la Legítima Autoridad Eclesiástica sus bienes pasarán íntegramente a donde disponga la Autoridad Eclesiástica conforme a lo establecido en el Derecho Canónico. 

Los presentes estatutos fueron aprobados por Decreto de D. Antonio Domínguez Valverde, Pbro., Vicario General de la Archidiócesis de Sevilla, el día 12 de febrero de 2004, con el visto bueno de D. Carlos Manuel González Santillana, Pbro., Secretario General y Canciller.