baeza-escudoIlustre y Venerable Cofradía de la Santa Vera-Cruz
Sede: Iglesia de Santa Cruz
Página web: www.veracruzbaeza.com
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La Cofradía de la Santa Vera-Cruz se fundó en el año 1540, por la Orden Franciscana en su monasterio de Baeza. Es la más antigua de toda la diócesis de Jaén y de las más antiguas de España. Pronto toma gran auge con multitud de acompañantes hasta el punto que en 1552 se toma el acuerdo de nombrar a 12 personas distinguidas de la Ciudad que rigieran la procesión.

baeza-00Hacía su estación de penitencia en la tarde del Jueves Santo a las siete de la Tarde teniendo por obligación visitar cinco Iglesias o Monasterios.

A principios del siglo XVIII se procesionaban una imagen de San Francisco de Asís, la Santa Cruz, Nuestro Padre Jesús Nazareno y el Crucificado entre los dos ladrones Dimas y Gestas. Las imágenes iban sobre andas doradas acompañadas por grupos de bocineros con bocinas doradas.

Según el historiador Cózar, en los primeros años del siglo XIX, un terremoto quebrantó la bóveda del presbiterio del Convento de San Francisco, siendo más tarde ocupado el Convento por las fuerzas francesas durante la invasión Napoleónica y por último se consumó su destrucción con las leyes de la época de la desamortización, disolviendo la comunidad franciscana y vendiendo el edificio en pública subasta.

Por estos motivos, es por lo que la Cofradía se traslada a la Iglesia de la Santa Cruz, donde actualmente tiene su sede canónica.

baeza-01Ya, a principios del siglo XVIII la cofradía hace su desfile procesional en la madrugada del Viernes Santo como lo realiza actualmente.

En 1892, la imagen primitiva del Nazareno de gran valor artístico, se manda restaurar a Barcelona y parece ser que le dan “cambiazo”, quedándose con la primitiva y enviado una parecida de la época, de mala calidad. De cualquier manera, en la Guerra Civil la cofradía pierde todo su patrimonio, incluidas las imágenes, quedando solo los libros de Estatutos, de Actas y de Cuentas, que se exhiben en el museo, así como un gallardete y su varal de metal plateado y un traje de la escolta de soldados romanos.

En 1945, la Cofradía vuelve a reorganizarse encargando la imagen del Nazareno de la Vera Cruz al escultor Cordobés D. Amadeo Ruiz Olmos con un presupuesto de 6.000 pesetas. Esta obra, valió al escultor para conseguir el primer premio Nacional de Escultura y hoy se venera en la contigua Iglesia de Santa Cruz. En el año 1947 se encarga al mismo escultor la imagen de Simón de Cirene que podemos contemplar en el mismo sitio donde se procesiona. En 1980 se encarga la imagen de la Virgen de la Aurora, que procesiona actualmente, al artista local D. Juan Antonio Sánchez Sáez, y en 1988 el escultor sevillano D. Manuel Hernández León realiza la talla de San Juan. Ambas imágenes son de madera tallada y se veneran junto con el Nazareno en su capilla de la adjunta iglesia de Santa Cruz.

baeza-03El trono del Señor es portado sobre los dos hombros a modo de costaleros por 40 hombres y el de la Virgen del mismo modo por 40 mujeres. El primero fue realizado en 1959 en madera tallada y dorado con oro de Ley y el segundo es realizado en 1985 por los talleres de los hermanos Borrero de Sevilla en alpaca plateada.

La Santa Cruz, realizada en 1972, también en alpaca plateada, lleva los atributos de la pasión y al pié una calavera figuración del monte Gólgota como sepulcro de Adán.

La hermandad custodia una reliquia del Lignum Crucis, cuya presencia en la localidad está documentada desde el siglo XVII.

En la casa hermandad se exponen los enseres más significativos, destacando la túnica del Señor (de los años 50, bordada en oro fino por las Monjas del Convento de Santa Catalina), el delantal de la Virgen (también bordado en oro fino por esa misma comunidad), y la túnica de San Juan (con cíngulo y ribetes del siglo XVIII bordados en oro).

Durante el año 2015 la hermandad ha venido celebrando el 475 aniversario fundacional, cuyos actos conmemorativos finalizaron con la celebración de un solemne pontifical de acción de gracias presidido por el Obispo de Jaén.