Alcala del Valle Vera Cruz escudo

Real, Ilustre, Antigua, Venerable, Piadosa y Humilde Hermandad de la Santa Vera Cruz de Nuestro Señor Jesucristo, Santísimo Cristo de la Buena Muerte y María Santísima de los Dolores
Sede: Parroquia de Santa María del Valle
Página web: www.veracruzalcaladelvalle.com
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La primera cita documental de la hermandad se remonta a 1645, cuando la hermandad de la Vera Cruz contribuyó al pago del subsidio y excusado con 442 maravedíes. La poca documentación existente se encuentra en el archivo de la Diócesis de Málaga, a la que perteneció Alcalá del Valle durante mucho tiempo. La fundación de las hermandades de la Vera Cruz, casi siempre están unidas o van de la mano de los Padres Franciscanos y Alcalá del Valle no puede ser la excepción. Con bastante certeza, se puede afirmar que los frailes Franciscanos que moraban en Caños Santos, tuvieron bastante que ver con la fundación de la hermandad. Si a ello se unen las características de la imagen Titular de la hermandad, cabe pensar que ésta proviniera del Monasterio de Caños Santos. 

La Hermandad de la Vera Cruz tiene ya por entonces su sede en la iglesia parroquial y junto con la de Nuestro Padre Jesús se encargaba de organizar, realizar y costear los cultos de la Semana Santa bajo las directrices del clero secular. De esta forma, algunos hermanos se encargaban de procesionar las imágenes, de costear el acompañamiento de las mismas, de atender a los religiosos que oficiaban los sermones del Jueves y Viernes Santo, así como sufragar los gastos de cera.

Durante el año la hermandad atendía a personas en necesidad por falta de alimentos o cercanas a al muerte. Para poder dar luz sobre esta época, sería necesaria la presencia material de libros de Reglas, Actas y Cuentas, que desafortunadamente fueron destruidos durante la Guerra Civil, periodo en el que la hermandad perdió casi todas sus pertenencias, a excepción de la Imagen del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, que se encontraba en Granada para someterse a una restauración.

Si milagrosa fue su salvación, más aun lo fue el hecho de que el restaurador devolviera a la hermandad la Sagrada Imagen una vez finalizada la contienda. No corrió la misma suerte la Sagrada imagen de nuestra Señora de los Dolores, talla en madera policromada de finales del siglo XVII, que aun habiendo sido cuidadosamente ocultada tras unos cajones, fue descubierta y quemada en la calle.

De ella se pudo salvar el manto que actualmente vista la Imagen de María Magdalena, en el que se aprecia un exquisito bordado en hilos de seda y oro, con la técnica del bordado a cartulina, y la corona de plata de ley, de estilo antequerano fechada en el siglo XVIII. 

La imagen de San Juan Evangelista también fue destruida casi en su totalidad, y de ella se conservan los pies que posee la imagen actualmente. El paso del Santo Sepulcro se pudo salvar, aunque no tenía valor artístico destacable.

Tras la Guerra Civil un pequeño grupo de antiguos hermanos dirigidos por D. José Cantalejo Gavilán y D. Juan Sánchez ven recompensados sus esfuerzos y en 1942 la hermandad celebra de nuevo la estación de penitencia en la noche del Viernes Santo, haciendo la imagen de Nuestra Señora del Valle las veces de la Sagrada Titular la Santísima Virgen de los Dolores.

En 1943, con la llegada de nueva savia a la Hermandad, D. Eusebio Fenoy, D. Manuel Castillo y D. Juan Jimenez, junto a la llegada de la nueva Imagen de la Virgen de los Dolores, la hermandad de la Vera Cruz comienza un período de apogeo en el que destacan los Solemnes Septenarios y el exorno de sus altares y pasos. Estos tres buenos cofrades regirán el rumbo de la hermandad hasta 1962.

En 1950 la Hermandad estrenó el paso de Nuestra Señora de los Dolores, realizado en Málaga y dorado en oro fino. Actualmente este paso es el procesiona en la noche del Viernes de Dolores para trasladar hasta la Casa Hermandad a los Sagrados Titulares.

Tras el fallecimiento en el año 1962 dek Hermano Mayor, D. Manuel Castillo Oliva, y del Secretario y Camarero de Nuestra Señora de los Dolores, D. Juan Jiménez Carnero, la hermandad cayó en un período de abatimiento, y a partir del año 1968 se empieza a vislumbrar un poco de esperanza, que quedará reflejada en la reunión que mantuvieron en el Centro Parroquial un buen número de antiguos hermanos el 18 de abril de 1969 y en la que se ponen las bases de lo que hoy es la Hermandad, eligiéndose a D. Manuel Molinillo Salgado como nuevo Hermano Mayor.

(Información e imágenes: web y Twitter)