Córdoba-escudoPiadosa Hermandad Sacramental del Buen Pastor y de la Inmaculada Concepción y muy Antigua, Siempre Ilustre y Venerable, Pontificia, Real, Fervorosa, Humilde y Seráfica Archicofradía de la Santa Vera-Cruz, Nuestro Señor de los Reyes y María Santísima del Dulce Nombre en sus Dolores Gloriosos
Sede: Parroquia de San José y Espíritu Santo
Página web: www.veracruzdecordoba.org
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Córdoba-Divina-Pastora

Se tiene constancia de la existencia de la advocación de la Vera-Cruz en la ciudad de Córdoba en el año 1497, en una ermita del Campo de San Antón a extramuros de la ciudad. En el siglo XVI cobran auge las hermandades de este título al amparo de los religiosos franciscanos y la de Córdoba se erige en el Convento de San Pedro el Real, actual Parroquia de San Francisco y San Eulogio. Su inicio hay que encontrarlo en 1536, año en el que el Pontífice Paulo III a instancias del Cardenal Quiñones concede indulgencias a la Cofradía de la Santa Vera-Cruz de Toledo. La Vera-Cruz de Córdoba gozará de los beneficios espirituales concedidos por Paulo III en 1538.

La Cofradía veneraba al Santísimo Cristo de las Maravillas y a Nuestra Señora del Milagro. Realizaba estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral el Jueves Santo, formando la comitiva tanto hermanos de luz como hermanos de sangre. Hacia finales del siglo XVII sacaban en procesión de disciplinantes cuatro pasos: Santa Cruz, San Juan, Cristo de las Maravillas y Ntra. Señora del Milagro.

Córdoba-Señor-de-los-ReyesLa principal celebración religiosa era la fiesta de la Santa Cruz en mayo y septiembre. Una de las principales acciones caritativas de los hermanos era el enterramiento de los ajusticiados. Además destinaban fondos para ofrecer comida a los pobres de la cárcel.

A finales del siglo XVIII se inició un período de decadencia de las Cofradías con varios factores alrededor: el desalojo de comunidades religiosas de varios conventos con motivo de una epidemia, la exclaustración de los religiosos decretada por el gobierno de José I, la destrucción de iglesias por la invasión francesa, sumándose a todo lo anterior que en 1820 el obispo de Córdoba, Pedro Antonio de Trevilla, dictó un reglamento prohibiendo las procesiones en la capital de la diócesis, fijando sólo la del Santo Entierro la tarde del Viernes Santo.

Aún así la Cofradía de la Vera-Cruz se mantuvo gracias a sus bienes patrimoniales con varias casas en la capital. No obstante, debido a la desamortización decretada por Espartero en 1841, sufrió un descalabro económico que la llevó hasta su extinción. Las imágenes reciben culto en su magnífica capilla del antiguo convento franciscano.

Córdoba-Virgen-del-Dulce NombreEn el año 1980 un grupo de jóvenes involucrados entonces en la Legión de María se reúnen en torno a una Dolorosa, cuya advocación era la Virgen de los Dolores, en el Convento del Buen Pastor, en la judería cordobesa, regentado por madres filipenses. En un principio el título de la Hermandad fue "Nuestro Padre Jesús de la Amargura en su encuentro con la Santa Verónica y María Santísima de los Dolores Gloriosos". Se inició la redacción de las Reglas por parte de una Comisión Gestora formada para tal cometido, siendo definitivamente aprobadas por la Mesa pro-Cultos (futura Junta de Gobierno) el 31 de julio de 1980. Esta fecha se ha considerado siempre desde entonces como la fundación de la Hermandad.

Un año más tarde la Autoridad Eclesiástica aprobaba por un año "ad experimentum" la nueva Hermandad quedando canónicamente constituida en el Convento del Buen Pastor. En el año 1983 se produjeron las Reglas se rehicieron totalmente y tras un largo proceso se aprobaron por la Autoridad Eclesiástica en octubre de 1987. El Título de la Hermandad quedó fijado tal y como es actualmente, reconociéndose que la Hermandad refundaba la antigua Archicofradía de la Vera-Cruz, con todos sus títulos y privilegios acumulados en los siglos.

El primer Hermano Mayor e impulsor de la Archicofradía aquellos primeros años fue Manuel Roldán Roses (quien años más tarde fuera ordenado sacerdote en la Archidiócesis de Sevilla), y cuya primera Junta de Gobierno encargaría al imaginero Antonio Dubé de Luque la imagen de María Santísima del Dulce Nombre, bendecida el 1 de abril de 1984.    

Se estimó que para el crecimiento de la Hermandad era mejor su traslado a una Parroquia, produciéndose el mismo el 7 de diciembre de 1985 a la Parroquia de San José y Espíritu Santo, donde ha permanecido desde entonces.

Cordoba 2015La hermandad encargó a Antonio Dubé de Luque la imagen de Nuestro Señor de los Reyes, cuya bendición tuvo lugar el 8 de febrero de 1987.

El Lunes Santo, 25 de marzo de 1991, la Archicofradía realizó su primera Estación de Penitencia sólo con la imagen del Señor, desde el Colegio de las Madres Mercedarias en el Campo de la Verdad. En 1994 y tras la apertura de la Puerta de los Reyes en el lateral de la Parroquia de San José y Espíritu Santo, la Archicofradía pudo realizar la Estación de Penitencia desde el interior de su Templo.

El 22 de octubre de 1995 el Obispo Infantes Florido bendijo la nueva imagen de la Divina Pastora de las Almas, realizada por Miguel Ángel González Jurado, y que se constituye en Titular de la Hermandad filial de jóvenes fundada unos años antes.

En el Año Jubilar de 2000, se incorporó a la Estación de Penitencia el paso de palio de María Santísima del Dulce Nombre.

En el año 2015, celebrándose el XXV aniversario de la realización de la estación de penitencia tras la reorganización de la hermandad, la Confraternidad de Hermandades y Cofradías de la Vera+Cruz cedió temporalmente la reliquia del Lignum Crucis a la hermandad, formando parte del cortejo procesional del Lunes Santo.