Umbrete-escudoHermandad del Santísimo Sacramento y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Vera-Cruz, Santo Entierro de Nuestro Señor Jesucristo y María Santísima de los Dolores
Sede: Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de Consolación
Página web: (en construcción)
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Resumen histórico de la Hermandad

La actual Hermandad del Santísimo Sacramento y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Vera Cruz, Santo Entierro de Nuestro Señor Jesucristo y María Santísima de los Dolores es el resultado del devenir histórico de varias corporaciones religiosas umbreteñas cuya existencia se remonta al siglo XVI.

Una de ellas es la de la Santa Vera Cruz, que se estima que fue fundada en las décadas centrales del siglo XVI. Se trata de una advocación, la del santo madero en que se consumó la redención del género humano, que alcanzó gran auge en aquella época, a imitación de la cofradía que existía en la capital hispalense, resultando muy raro encontrar un pueblo del antiguo Reino de Sevilla en el que no existiese una hermandad de la Vera Cruz.

De la hermandad de Umbrete permanece como testimonio más antiguo la propia imagen del Crucificado al que daba culto en Semana Santa, además de un magnífico banco de madera para los cabildos fechado en 1777 y  dos estandartes, uno concepcionista y otro de la cruz, junto a un escaso grupo de documentos conservados en diversos archivos. Hasta no hace muchos años se conservó en dependencias parroquiales la imagen de gloria de la Virgen de la Sangre, a la que también dio culto la corporación en siglos pasados.

Se sabe que las reglas fundacionales constaban de catorce capítulos, de los que sólo ha llegado hasta nuestros días el texto de uno de ellos. Estas ordenanzas permanecieron vigentes hasta bien entrado el siglo XIX, hasta que en 1868 se redactó una versión reducida de las mismas y adaptada a los nuevos tiempos.

La primitiva hermandad celebraba su fiesta principal en honor a la Santa Cruz el día 3 de mayo, con función, sermón y procesión, y el Jueves Santo tenía lugar el sermón de Pasión y a continuación la estación de penitencia por las calles de la localidad, las mismas que aun hoy se recorren, con los pasos del Señor y de la Virgen. En esta procesión participaban hermanos de sangre o disciplinantes y hermanos de luz.

La hermandad de la Vera Cruz desarrolló su existencia con muy pocas interrupciones desde mediados del siglo XVI hasta el año 1913, fecha de la que datan los últimos testimonios documentales, figurando entonces con el título de  Hermandad de la Santa Vera Cruz y María Santísima de los Dolores.

La hermandad del Santísimo Sacramento y de las Ánimas Benditas es otra de las corporaciones históricas de Umbrete. Fundada asimismo en la segunda mitad del siglo XVI, existen testimonios documentales que prueban su existencia independiente desde comienzos del siglo XVII hasta al menos el año 1877. Su época más floreciente fue la segunda mitad del siglo XVIII, donde llegó a poseer una rica vida cultual y un considerable patrimonio artístico, ya que era la corporación más estimada por los umbreteños. A su cargo se hallaba la organización de la procesión del Corpus Christi que desde tiempo inmemorial tiene lugar en agosto, en el domingo siguiente a la fiesta de la Transfiguración del Señor, además de numerosas misas y funciones a lo largo del año como la de Pascua de Resurrección y las honras por los hermanos difuntos, que se cuidaban especialmente. Propiedad de la hermandad Sacramental era también al altar de las Animas Benditas, que fue realizado en 1792 y donado por el arzobispo, cuyo cuadro central se conserva hoy en el museo parroquial. Las reglas más antiguas que se conservan datan del año 1818, que son una copia actualizada de las primitivas.

En 1929 se produjo la fusión de las antiguas corporaciones del Santísimo Sacramento y de la Santa Vera Cruz, dando origen a la nueva Hermandad Sacramental de Nuestro Padre Jesús de la Vera Cruz y María Santísima de los Dolores.

Interrumpida su vida corporativa en 1937 a causa de la guerra civil, fue reorganizada de nuevo en 1947. Esta hermandad celebraba en cuaresma un quinario al Cristo de la Vera Cruz y un septenario a la Virgen de los Dolores, que finalizaba el viernes de Pasión. En Semana Santa organizaba dos estaciones de penitencia, una en la tarde del Jueves Santo como la que tenía lugar en tiempos pasados, y otra el Viernes Santo con el paso de la Santa Cruz desnuda y el de la Santísima Virgen. En 1956 salió la Virgen por primera vez en la tarde del Sábado Santo, suprimiéndose entonces la cofradía del viernes, a causa de la reforma litúrgica promovida por la Iglesia. También debido a esta reforma se trasladaron los cultos de la Exaltación de la Santa Cruz desde el mes de mayo hasta el de septiembre.

En 1964 salió por primera vez acompañando a la Virgen de los Dolores el Sábado Santo un paso con la imagen del Cristo Yacente, creándose entonces la procesión del Santo Entierro. En 1978 se estrenaron dos nuevos pasos adaptados para ser portados por cuadrillas de costaleros, pues los antiguos eran llevados por fuera. En la reforma de las reglas llevada a cabo a finales del siglo XX se incluyó en el título histórico de la hermandad el de “Santo Entierro de Nuestro Señor Jesucristo”.