escudo-sevillaMuy Antigua, Siempre Ilustre, Venerable, Pontificia, Real, Fervorosa, Humilde y Seráfica Hermandad y Archicofradía de Nazarenos de la Santísima Vera Cruz, Sangre de Ntro. Señor Jesucristo y Tristezas de María Santísima
Sede: Capilla del Dulce Nombre de Jesús
Página web: www.veracruzsevilla.org
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La Hermandad se funda en el año 1448 en el Convento Casa Grande de San Francisco, donde poseyó capilla propia y dependencias. Pertenecían a ella los Caballeros Veinticuatro de Sevilla y el Rey Felipe II fue hermano de la misma, de cuya vinculación ostenta el título de Real. Era una de las corporaciones más importantes y activas de Sevilla hasta que, en el siglo XIX, con el desalojo y derribo del convento franciscano se trasladó a la Iglesia de San Alberto, momento en el que languidece.

En 1942, y tras un período sin actividad, un grupo de jóvenes decide reactivarla, trasladando la imagen del Cristo a la actual sede y volviendo a hacer Estación de Penitencia en 1944. Celebró solemnemente el V Centenario fundacional en 1948 así como el DL aniversario del mismo en 1998.

Cada mes de Mayo celebra sus “Juegos Florales” en honor de la Vera Cruz, invitando a oradores de reconocido prestigio y premiando cada año un soneto sobre dicha temática.

El Santísimo Cristo de la Vera Cruz es una escultura en madera policromada de autor desconocido. Es fechable en el primer cuarto del s. XVI siendo de tamaño menor que el natural.

La imagen de Nuestra Señora de las Tristezas es obra del escultor Antonio Illanes Rodríguez, del año 1942, que vino a sustituir a la anterior titular desaparecida.

La Hermandad posee dos reliquias del Lignum Crucis. Ambas reciben culto en lugar preferente en la Capilla del Dulce Nombre de Jesús, como titular que es la Vera Cruz de la Hermandad, y forman parte del cortejo procesional en la estación de penitencia del Lunes Santo: una de ellas, inserta en la Cruz de Guía, y otra en un relicario que porta un hermano al final del cortejo y al que se acercan numerosos fieles durante el recorrido para besarla.

En la estación de penitencia los nazarenos visten túnicas negras de cola, con cinturón ancho de esparto y cordón franciscano. Todos los nazarenos portan cirios de color verde, situándose los penitentes justo detrás de la cruz de guía, en los primeros tramos, en alusión al lema que sobre ella se lee: " Toma tu cruz y sígueme".

El austero y silencioso cortejo sólo lo rompen las capillas musicales que acompañan delante de los pasos el discurrir de la cofradía entonando motetes y otras piezas compuestas ex-profeso para la cofradía del Lunes Santo. Igualmente, el rezo de las Estaciones del Via Crucis o el rosario, en voz alta, por los nazarenos en las naves catedralicias o los costaleros durante las paradas suponen también una seña de identidad de esta cofradía.

Cabe señalar que la Confraternidad de Hermandades y Cofradías de la Vera Cruz toma parte también en la estación de penitencia del Lunes Santo, con representaciones de las hermandades tras el paso del Cristo de la Vera Cruz.

En los últimos años la Hermandad ha destacado por su impecable defensa de la vida humana, desde el mismo momento de su concepción y hasta la muerte natural, y particularmente en contra del aborto y a favor de la vida de la persona más desprotegida, el concebido y no nacido.