Marchena Vera Cruz 01Antigua y Fervorosa Hermandad Sacramental de Ánimas, Franciscana Archicofradía del Señor de la Santa Vera Cruz, Nuestra Señora de la Esperanza Coronada y San Juan Evangelista
Sede: Capilla de la Santa Vera-Cruz
Página web: www.veracruzmarchena.org
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Historia

La Hermandad de la Santa Vera-Cruz de Marchena se fundó en 1530 en el convento de San Francisco, hoy desaparecido, por D. Diego Núñez de Pardo y su esposa Dª. Juana Blázquez, que apoyan a D. Francisco Rodríguez Santos para establecer en el mismo la Cofradía de la Veracruz. Tres años más tarde, el 7 de febrero de 1533, tiene lugar la aprobación de las Reglas. Aunque no está contrastado totalmente, la fundación de la Hermandad tuvo como finalidad conmemorar el hallazgo de la verdadera Cruz por Santa Elena.

En 1559 recibe una Bula Papal expedida por S.S. el Papa Pío IV por la que tanto la capilla como la Hermandad gozaba de todas las bulas y privilegios para el disfrute de las indulgencias de aquella iglesia y mediante la cual la Capilla de la Cofradía de la Vera-Cruz, quedaba hermanada con la Santa Iglesia Lateranense (San Juan de Letrán de Roma), hecho que la dotó de título propio en defensa de su autonomía de dominio dentro de la Comunidad Franciscana con la que convivía dentro del Convento de San Francisco.

Desde los orígenes realizó su salida procesional el Jueves Santo. El interés de la Hermandad de la Vera-Cruz de Marchena por mantener este día era el de gozar de los privilegios e indulgencias de las que se hacían valedoras aquellas Hermandades que procesionaban el Jueves y Viernes Santos, de ahí que siempre se intentó salir la noche del Jueves Santo y entrar en la madrugada del Viernes Santo.

En el siglo XVIII se estrena la piña que actualmente luce el paso de salida procesional. De severa ejecución en sus formas volutas dentro del estilo churrigueresco, le dio verticalidad a su composición. También se reforma el paso de Nuestra Señora de la Esperanza, de pequeñas dimensiones. En la Capilla se coloca el retablo actual de la Capilla y se estrena la Cruz que actualmente se usa en la salida procesional y que se encuentra en la hornacina central del Altar Mayor.

El siglo XIX se inicia con el dictamen del Real Consejo de Castilla de un Auto en el que condicionaba la aprobación de las Reglas a la fusión de la Hermandad de la Santa Vera-Cruz con la Sacramental de Ánimas que se encontraba en el mismo convento, confirmándose la unión el 7 de mayo de 1808

En 1835 la orden franciscana abandona el convento, en lamentable estado tras la ocupación napoleónica, pasando la propiedad de la Capilla a la Hermandad de la Santa Vera-Cruz. Las obras de reforma y conservación no pudieron ser realizadas hasta bien entrado el siglo XX, desde 1914 hasta 1947, manteniéndose tal cómo se encuentra actualmente.

En 1973, en la función principal del Quinario, es recibido como Hermano Mayor Honorario al Excmo. Señor Don Pedro Merry Gordon, Capitán General de la 2ª Región Militar, que fue nombrado con tan distinguido título en Junta de Gobierno celebrada el 14 de Mayo de 1972.

En 1975 se cuenta con la primera cuadrilla de Hermanos Costaleros para el paso del Señor, no iniciándose en el paso de la Virgen hasta en 1984. Ese año se estrena la nueva candelería del paso de la Virgen, completándose con un juego de jarras y el dorado de la corona. Ese mismo año, del 16 al 18 de diciembre se celebrará solemne Triduo con besamanos en honor de Nuestra Señora de la Esperanza, función ésta a la que se le dedicará una atención especial y donde las Hermanas realizarían protestación de Fe. Fue el primer triduo que se celebró en Marchena en honor a una Virgen Titular de la Hermandad de la Santa Vera-Cruz de Marchena.

En la Estación de Penitencia de 1976 el paso del Señor de la Vera-Cruz tuvo el acompañamiento musical de la banda de Gastadores, Cornetas y Tambores del Tercio Duque de Alba de la Legión, y la Banda de música de Aviación de la II Región Aérea, conocida por Tablada para Nuestra Señora de la Esperanza. Este acompañamiento repitió en la Estación de Penitencia de 1978.

Es en este año cuando se inicia el programa de actos y cultos a San Francisco de Asís, procesionando por las calles de Marchena el día de su onomástica.

En 1980, el 18 de Diciembre a Nuestra Señora de la Esperanza se le impone el fajín del Capitán General D. Pedro Merry Gordon al pasar éste a reserva activa.

En 1983 se estrena el actual paso de palio, respiraderos con maniquetas soportadas por ángeles destacando en el centro una Inmaculada de madera manos y ángeles de marfil, obra del imaginero Buiza, que luce franqueada por los escudos de Marchena y de la Hermandad. En los laterales se observan motivos de la Letanía a la Santísima Virgen. También se estrena presidiendo la delantera del paso el Santo Lignum Crucis en relicario de Cruz arbórea de alpaca plateada.

En 1984 tiene lugar el Primer Vía Crucis en procesión portando a nuestro Señor por la feligresía de San Juan Bautista, el primer viernes de Cuaresma. En 1990 se adquiere el solar para la construcción de la futura Casa Hermandad, situada en la Calle Cilla.

Ya en el siglo XXI el 18 de Septiembre del 2004 tuvo lugar el Acto Pontifical de Coronación Canónica de Nuestra Señora de la Esperanza. A partir del 7 de febrero de 2008, en su 475 aniversario de la fundación de la Hermandad, se celebra esta onomástica con una Misa de Acción de Gracias, año tras año, tributándose un merecido homenaje nuestros mayores, artífices de la historia de nuestra hermandad.

El 13 de Mayo del 2011, onomástica de la Virgen de Fátima, se entroniza la imagen de la Virgen de Fátima en la Capilla de la Santa Vera-Cruz. Desde entonces se celebra el rezo del Santo Rosario en procesión por las calles de Marchena.

En septiembre del 2014, se celebró el X Aniversario de la Coronación Canónica de Nuestra Señora de la Esperanza celebrándose un Triduo Extraordinario en la Iglesia Matriz de San Juan Evangelista.

Capilla de la Santa Vera Cruz

La Capilla de la Santa Vera-Cruz, situada en la calle San Francisco nº 40 de Marchena (Sevilla), es un pequeño templo de tres naves, construida en el primer tercio del siglo XVI, de tipología franciscana, con una portada barroca dividida en tres cuerpos, el inferior adintelado y el medio ventana de iluminación sobre frontón roto y bajo colgadizo, y el superior un luneto de iluminación. En un lateral una espadaña, típicamente andaluza, de doble cuerpo.

En el interior, la nave central se cubre con techumbre a dos aguas existiendo aún parte del artesonado de artesa con simbología de estrellas de 8 puntas y recubierto con azulejos. Las naves laterales se abren a través de arcos ojivales, restos de la primitiva construcción.

Con la exclaustración y desamortización en el año 1835 se cierra el periodo de vinculación con los franciscanos. La desaparición de la Orden trajo consigo un total abandono de la iglesia del convento, por lo que la Hermandad realizó obras en ella a mediados del siglo XIX con el objeto de abrir una puerta a la calle y cerrar la que tenía acceso a la iglesia del convento.

El altar mayor es Churrigueresco construido en 1729, siendo rector D. Nicolás de la Cortina. Tiene tres calles las dos laterales en chaflán, en la central se encuentra la devota imagen del Cristo de la Vera Cruz magnífica talla en cedro atribuida a Roque Valduque siglo XVI. La Virgen de la Esperanza se encuentra en el lateral derecho y en el izquierdo San Juan Evangelista, ambas imágenes atribuidas a la Roldana.

En la nave de la izquierda, en el altar de San Juan de Letrán hay dos relieves de San Matías y Santa Bárbara obra de Gaspar del Águila. En las paredes de la nave central hay dos lienzos de Juan Bautista de Amiens de 1589.

Retablo Mayor

El Retablo mayor se encuentra en el ábside de la nave central, en forma de cascarón por adaptarse a la cabecera de dicha nave. Realizado en madera dorada, policromada y estofada, con unas dimensiones en proyección de 9 x 9,30 m, está formado por tres cuerpos, hornacinas y ático, con decoración vegetal y ángeles de cuerpo entero y cabezas.

El excesivo recargamiento de los elementos compositivos, el predominio de líneas curvas, la aparición de estípites característicos en la ornamentación, el sentido teatral de la composición apareciendo materiales creadores de espacios fingidos (espejos), etc. le confiere al retablo un sentido esencialmente decorativo. Es la prolongación del llamado churrigueresco, encuadrándose dentro del barroco tardío (S. XVIII).

En el centro del banco Sagrario en madera dorada y policromada conestípites y relieve del Cordero Místico. Sobre éste, el cuerpo central con hornacina dedicada al Cristo de la Vera Cruz.

En el lateral izquierdo imagen de San Pedro y hornacina dedicada a Ntra. Sra. de la Esperanza. En el lateral derecho otras dos imágenes, San Pablo y hornacina con San Juan Evangelista.

Situado en la hornacina central del ático grupo escultórico de la Invención de la Cruz. Remata el retablo un relieve de la Santa Faz.

En distintas partes del retablo se reparten nueve ángeles tenantes y atlantes de cuerpo entero, mientras que en los extremos laterales del retablo se encuentran ángeles lampadarios.

Restaurado en 2010, por un equipo de licenciados en bellas artes.

El Señor de la Santa Vera Cruz

El Señor de la Santa Vera-Cruz es una obra del siglo XVI atribuida al imaginero Roque Balduque. Es una imagen de crucificado, con tres clavos y sudario tallado. La imagen fue elaborada sobre un bloque primario de madera sin el concurso de diferentes tablas. En dicho bloque fueron tallados cabeza, tronco y extremidades inferiores. Solo se ensamblaron como piezas independientes los brazos, un mechón del cabello y el nudo colgante del sudario.

Destaca el curioso ahuecado a que fue sometida toda su estructura, debido a las exigencias procesionales del siglo XVI, cuando las imágenes eran portadas por un lego eclesiástico, y debían pesar poco.

Por tanto, la eliminación de peso era objetivo muy tenido en cuenta por los artistas, y por estas razones es frecuente encontrar, como característica constante en los crucificados procesionales del siglo XVI, lo reducido de su tamaño y el uso de pastas artificiales para su fabricación.

En la imagen del Crucificado de la Vera Cruz se empleó madera de cedro, magistralmente ahuecada a través de diversas ventanas practicadas al efecto, y que durante una restauración fueron localizadas en: la base posterior de la cabeza, región dorsal de la espalda, cara posterior del sudario y posteriores de los muslos y brazos.

Por estas aberturas de configuración cuadrangular el artista de la época tuvo acceso al interior de la imagen, consiguiendo un ahuecado uniforme, con paredes que oscilan entre uno y medio y dos centímetros de grueso.

Otro elemento destacado en su técnica es la policromía, realizada al óleo pulimentado, y tan cuidada como la estructura, lo que realza las livideces cadavéricas y los tenues hematomas producidos por la flagelación.

En cuanto a la fecha de ejecución, la imagen puede enmarcarse en el último tercio del siglo XVI. El tratamiento iconográfico y anatómico lo alejan de la época gótica, acercándolo al siglo del idealismo y el realismo. En sus rasgos anatómicos se imponen los elementos referenciales y topográficos del esqueleto sobre las masas musculares, indicando un avanzado conocimiento de la morfología.

Nuestra Señora de la Esperanza Coronada

Nuestra Señora de la Esperanza Coronada es una bella talla de candelero para vestir. Data su creación aproximadamente del siglo XVII y se atribuye al círculo de Juan Martínez Montañés. Presenta cinco lágrimas, tres en la mejilla derecha y otras dos en la mejilla derecha. Representa un llanto sereno y dolorido. Presenta tallados los dientes superiores e inferiores, y cuenta con unos rasgos de gran finura, destacando el hoyuelo formado en su barbilla.

En su iconografía más habitual, las manos no están en el mismo plano, sino que alza más la derecha, situándola de manera más cercana a su pecho. En dicha mano se coloca un pañuelo, quedando en la mano izquierda, más baja, el rosario que porta.

Luce en su paso saya color claro, en contraposición al manto y techo de palio color verde oscuro. Sobre la saya se puede apreciar el fajín que el Capitán General D. Pedro Merry Gordon donó en el año 1980.

En 1984 fue restaurada por el escultor y doctor en Bellas Artes Juan Manuel Miñarro López.

Pasos Procesionales

El Santísimo Cristo de la Vera Cruz procesiona cada Jueves Santo en un paso de estilo barroco-churrigueresco-rocalla, con espejos, iluminado por cuatro faroles, con canastilla y respiraderos obra de Antonio Díaz Fernández y esculturas de Manuel Domínguez Rodríguez en los años 1968 y 1969. Se corona con una piña del mismo estilo que data del siglo XVI, donde va colocada una cruz de plata, repujada y cincelada, de la primera mitad del siglo XVIII, que porta al Señor de la Santa Vera Cruz.

El paso presenta, en su delantera, una pequeña capilla u hornacina donde se coloca el busto de una pequeña dolorosa atribuida al imaginero Pedro de Mena (escuela granadina con influencias napolitanas), de bellísima factura e incalculable valor artístico.

Al Señor le dan escolta cuatro ángeles que soportan el peso de los cuatro faroles tallados en metal sobredorado, donde se colocan hachones verdes.

En la canastilla pueden apreciarse tres cartelas con las imágenes de San Juan Evangelista, San Francisco de Asís y Santa María Magdalena. Asimismo, en las cantoneras de los respiraderos pueden apreciarse los símbolos de los cuatro evangelistas. Asimismo, en los costados y delantera, pueden apreciarse ocho cabezas de ángeles alados y cuatro escudos referentes a la corporación (Hermandad, San Sebastián, San Francisco y Marchena).

El Paso de la Virgen de la Esperanza es un conjunto de crestería del siglo XIX, de estilo granadino, en metal plateado con escudos alusivos a la Hermandad, y con cordones y borlas también en metal plateado. El techo es de terciopelo verde, con estrellas, gloria y paloma del Espíritu Santo en plata.

En el año 1955 el paso fue ampliado de 10 a 12 varales. El juego de jarras es de Manuel Seco, y la candelería de Hijos de Juan Fernández, estrenados en el año 1975. De este último autor son también los candelabros de cola de doce luces. Los respiraderos, en pequeños tondos, representan las letanías como oración dirigida a la Santísima Virgen. Destacan las maniguetas con ángeles.

En el centro de dichos respiraderos destaca una capillita habitada por una Inmaculada en madera policromada obra de Francisco Buiza, que luce flanqueada por los escudos de Marchena y de la Hermandad.

La Saya de salida de la Santísima Virgen es de raso natural bordada en oro y data del siglo XIX. El Manto es de terciopelo de Lyon, bordado en oro en el año 1896 en Granada, siendo ampliado en 1985, formando un gran centro de flores en la cola, salpicando de ramilletes todo el conjunto.

Principales actos y cultos

El programa de cultos se inicia con la conmemoración del Aniversario de la Fundación de la Hermandad de la Santa Vera-Cruz cada 7 de febrero, con la celebración de una Eucaristía de Acción de Gracias y reconocimiento a la labor de hermanos con larga trayectoria en la Corporación. Vía Crucis por la feligresía, primer viernes de Cuaresma, y en la Capilla el resto de viernes de Cuaresma.

Cada Jueves Santo se realiza la Estación de Penitencia al Santísimo Sacramento situado en la Iglesia Matriz de San Juan Evangelista.

Con motivo de la Festividad de la Cruz de Mayo se celebra el Pregón de las Cruces de Mayo a cargo de hermanos jóvenes de la Hermandad, y el tradicional Concurso de Altaritos, contando con la participación de grupos jóvenes de otras hermandades de Marchena.

Cada 13 de mayo se conmemora la festividad de la Virgen del Rosario de Fátima con la celebración de un rosario por la feligresía con la imagen de la Virgen de Fátima, con una misa de celebración en su honor.

El Quinario al Santísimo Cristo de la Vera-Cruz se celebra en el mes de mayo, finalizando con la celebración de la Función Principal. Tras ésta tiene lugar el Cabildo General de Hermanos.

En la primera semana de agosto se realiza la tradicional Peregrinación a Fátima.

Cada 14 de septiembre, con motivo de la onomástica de la Exaltación de la Santa Cruz, tiene lugar la Exposición del Santísimo Sacramento, Bendición y Reserva de su Divina Majestad, celebrándose posteriormente la Sagrada Eucaristía, dando a besar el Santo Lignum Crucis a su finalización.

Cada 18 de septiembre se oficia la tradicional Misa de Acción de Gracias por el aniversario de la Coronación Canónica de Santa María Virgen de la Esperanza Coronada.

La onomástica del patrón de la hermandad, San Francisco de Asís, se celebra con la Eucaristía en su honor y una procesión con la imagen de San Francisco. Esta celebración incluye la organización de la Verbena en honor de San Francisco de Asís, durante el fin de semana posterior a la festividad de San Francisco (4 de octubre).

En diciembre se celebra la tradicional Handosca, como jornada de convivencia de hermanos y familiares.

Del 16 al 18 de diciembre tiene lugar el Solemne Triduo en honor a Nuestra Señora de la Esperanza Coronada.

El programa anual de cultos finaliza con la celebración de la Eucaristía en honor a San Juan Evangelista, patrón de la Juventud cofrade y titular de la Hermandad, el 26 de diciembre.

(Galería de imágenes: página web de la hermandad y elaboración propia)