Lignum Crucis Cordoba small

Desde el pasado 28 de octubre la Pontificia y Real Archicofradía de la Santa Vera Cruz de Córdoba cuenta con una reliquia del Santo Lignum Crucis, gracias a la Fundación Marqués de Vivanco y de su Presidente, el Ilmo. Sr. D. José María Horrillo López del Rey, VI Marqués de Vivanco.

La entrega de la reliquia tuvo lugar en las dependencias del Obispado de Córdoba, en presencia del Excmo. y Rvdo. Sr. D. Demetrio Fernández, Obispo de Córdoba y de Dña. Salud Aguilar, Hermana Mayor, acompañada de su Junta de Gobierno, entre sus miembros el Rvdo. Sr. D. Pedro Soldado Barrios, Delegado diocesano de Hermandades y Cofradías de la Diócesis de Córdoba, y de los anteriores Hermanos Mayores, entre ellos el Rvdo. Sr. D. Manuel Roldán Roses, Párroco de Santiago el Mayor (Alcalá de Guadaíra), y que fuera Hermano Mayor de la primera Junta de Gobierno de la hermandad (año 1981).

En un acto íntimo, el Marqués de Vivanco expuso las diferentes actividades sociales y caritativas de la Fundación que preside y su deseo de que la Santa Reliquia de la Cruz de Cristo perteneciente a su familia desde hace varios siglos, fuera venerada en la Archicofradía.

La reliquia del Santo Lignum Crucis, colocada en cristal de roca y custodia de plata, fue donada por S.S el Papa Clemente VIII a Su Majestad Católica el Rey Felipe III en el año 1598, con motivo de su ascenso al trono. Posteriormente fue a D. Bartolomé Ortiz de Vivanco en el año 1605, en agradecimiento a los grandes servicios prestados a la Monarquía Hispánica por él y su familia a lo largo de los siglos, con lealtad y fidelidad.

La Santa Reliquia ha permanecido en la familia durante generaciones, habiendo sido venerada en la Capilla privada del Palacio-Abadía del lugar de Vivanco de Mena, sede del Abad Laico titular del Señorío y posteriormente del Marquesado de Vivanco.

La Archicofradía de la Santa Vera Cruz de Córdoba expresa el más grande de los agradecimientos posibles al Ilmo. Sr. D. José María Horrillo, Marqués de Vivanco, por haber tenido a bien ceder la reliquia del Santo Lignum Crucis a la hermandad, haciendo realidad lo que era un sueño anhelado desde hace muchos años.